martes, 21 de mayo de 2024

LA IMPORTANCIA DE LAS PRENDAS DE COMPRESIÓN EN EL TRATAMIENTO DEL LINFEDEMA (ÓRTESIS DE COMPRESIÓN) - Dispositivos Ortóticos de Apoyo - Tipos de Tejidos - Impacto y Resultados a Largo Plazo - Discapacidad y Funcionalidad de las extremidades - Calidad de Vida Psicosocial - Prescripción Médica - Linfedema Primario y Pediátrico - Linfedema Secundario - Filariasis/Podoconiosis Linfática - Enfermedad Linfático-Vascular Orgánica





Definición de Prestación Ortoprotésica

Consiste en la utilización de productos sanitarios, implantables o no, cuya finalidad es sustituir total o parcialmente una estructura corporal, o bien modificar, corregir o facilitar su función, comprendiendo los elementos precisos para mejorar la calidad de vida y la autonomía del usuario”. (Ministerio de Sanidad - España).



LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS Y EL SISTEMA CIRCULATORIO LINFÁTICO


El Sistema Linfático forma parte del Sistema Circulatorio y es indispensable para la vida. En condiciones fisiológicas, las principales funciones asignadas al Sistema Linfático son el mantenimiento de la homeostasis del líquido intersticial, la vigilancia inmunitaria y la absorción de las grasas alimentarias en el intestino. Las alteraciones morfológicas o funcionales de los vasos linfáticos pueden contribuir a trastornos como el linfedema, la metástasis tumoral, la inflamación y otras condiciones patológicas. El linfedema, ya sea congénito o adquirido, se caracteriza por la interrupción del flujo linfático (Discapacidad Orgánica), que conduce a la acumulación crónica y progresiva de líquido linfático.


El linfedema es una enfermedad crónica que requiere tratamiento de por vida para controlar su progresión. El tratamiento de la hinchazón de las extremidades, independientemente de su causa, requiere un terapia especializada destinada a reducir de forma eficaz y segura la hinchazón localizada, que incluye un periodo de terapia intensiva (Fase I), y el uso de medias de compresión prescritas para el tratamiento a largo plazo (Fase II) del linfedema. Lea más sobre cual es la mejor opción de tratamiento para Linfedema AQUÍ.


Las órtesis de compresión se utilizan una vez que la hinchazón se ha reducido y estabilizado, para controlar la sobrecarga por estasis linfática, las complicaciones dérmicas, la deformidad (desfiguración), el dolor, la disminución de la sensibilidad periférica, la progresión de la discapacidad y, por lo tanto, un medio necesario para ayudar a realizar las actividades de la vida diaria (AVD). Sin dispositivos de compresión la enfermedad progresa y se agrava.



LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS EN EL TRATAMIENTO DE LA DISFUNCIÓN LINFÁTICA


Las Prendas Ortopédicas se han utilizado por razones médicas durante muchos años. Las ortosis de compresión están diseñadas y fabricadas individualmente para tratar distintas partes del cuerpo e incluyen medias, mangas, guantes, punteras, máscaras faciales, trajes corporales, etc., que se utilizan en las áreas del Linfedema, Insuficiencia Venosa Crónica, y Lipedema.


Estudios han demostrado la eficacia de las prendas de compresión para reducir y mantener el linfedema, así como que el linfedema no tratado aumentaba más rápidamente de volumen. El tratamiento precoz del linfedema (Medicina Preventiva) es fundamental si se quiere evitar las complicaciones a largo plazo derivadas de un tratamiento deficiente.


Las Prendas de Compresión Ortoprotésicas son una necesidad médica. Es fundamental tener en cuenta el importante papel que desempeña la compresión para la profilaxis, el tratamiento y el control a largo plazo de las complicaciones asociadas a la disfunción linfática. La órtesis de compresión para linfedema no tiene una función de soporte mecánico, sino que es para facilitar la función de una estructura corporal deficiente (Discapacidad Orgánica).




LOS ASPECTOS TÉCNICOS DE LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS


En cuanto a los tipos de tejidos indicados para el linfedema, el hilo más grueso de tricotado plano confeccionado a medida, está hecho de un género más rígido que es mejor para unir los pliegues de la piel y, es menos probable que corte la piel o cause un efecto torniquete. El acabado más fino de las prendas prefabricadas de tricotado circular puede ser más aceptables desde el punto de vista estético, pero también aumenta la probabilidad de que se enrollen en la parte superior y se incrusten en la extremidad. Esto puede provocar dolor, lesiones cutáneas y, en particular, un efecto de torniquete sobre todo si se llevan durante periodos prolongados.


Se hace una distinción básica entre las prendas de compresión de tricotado circular y las de tricotado plano:


  • Las prendas de compresión de tricotado circular (sin costuras) se utilizan principalmente para malformaciones venosas, son muy elásticas (medias con fibras elásticas) y normalmente tienen una presión de trabajo menor que las medias de compresión de tricotado plano.


  • Las prendas de compresión de tricotado plano (ligeramente más rígidas y con costura) se utilizan principalmente para las malformaciones linfáticas. Su ventaja es su buena adaptabilidad individual a formas corporales variables. El material tiene muy poca elasticidad (medias sin fibras elásticas) y ejerce una mayor presión de trabajo sobre el tejido.


Cuando el linfedema está presente en las partes más distales de las extremidades, la mejor opción es una prenda a medida de dos piezas con una parte separada para brazo/mano (guante) o pie/dedos del pie (guantelete), ya que facilitan mucho la colocación de las prendas y aumentan la comodidad de uso y la precisión de la compresión.


Las órtosis de compresión para extremidades grandes o zonas difíciles (glúteos, senos, genitales, etc.) suelen estar confeccionadas en tejido de tricotado plano, requieren un ajuste perfecto y, pueden necesitar la incorporación de una almohadilla de compresión ajustada en un lugar determinado. El material de la prenda de compresión debe adaptarse lo más posible a los contornos corporales individuales y no provocar un aumento local de la presión ni irritación de la piel durante su uso.



LA PRESCRIPCIÓN MÉDICA DE LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS


Desde un punto de vista médico, el uso de una dispositivos ortésicos (Prenda de Compresión) está indicado para malformaciones venosas y linfáticas. El linfedema crónico es una indicación para prendas de compresión adaptadas individualmente para controlar el edema y, al mismo tiempo, reducir el dolor y la sensación de pesadez y presión, tanto en las extremidades inferiores como superiores. El coste de una compresión insuficiente o inadecuada, supera a largo plazo los costes de una terapia de compresión adecuada debido a las complicaciones y al deterioro del cuadro clínico.


Es especialmente importante que los pacientes usen prendas de compresión cuando necesitan estar largos periodos sin poder moverse tanto de pie como sentados (bipedestación o sedestación prolongadas), o cuando el cuerpo esté sometido a un gran esfuerzo físico. En la práctica, para la mayoría de los pacientes con linfedema de miembros superiores e inferiores suele ser suficiente llevar prendas de compresión sólo durante el día, sin embargo, otros también pueden necesitar compresión durante la noche.


En cuanto al tratamiento de las partes más distales de las extremidades, hay que tener presente que sin un guante la mano los dedos pueden hincharse, lo que reduce la independencia y la pérdida de destreza. Asimismo, si no se colocan las punteras de los dedos de los pies, los dedos pueden hincharse más y puede producirse rotura de la piel y, una mayor pérdida de movilidad de los dedos y los pies. En algunos casos a nivel de los pies, también puede ser necesario el uso de calzado ortopédico.


Los dispositivos ortésicos personalizados están indicados en pacientes que tienen extremidades asimétricas o anormalmente configuradas, ya que estos productos a medida obtienen un efecto de compresión óptimo y homogéneo en cada zona individual, una mejor adaptación y comodidad de uso y, una reducción de las lesiones cutáneas en las zonas sensibles.


En cuanto a la prescripción de Dispositivos Ortésicos , desde un punto de vista médico el efecto de compresión, incluso de un material de compresión muy bueno, disminuye al cabo de 6 meses. El uso de compresión durante el día es esencial, y los pacientes que tienen que aplicar compresión de forma permanente deben poder cambiar su prenda de compresión por razones higiénicas para poder lavarla. En el caso de los niños, su continuo crecimiento en longitud corporal requiere cambios de talla a corto plazo. Existen algunas enfermedades concomitantes y contraindicaciones para la compresión, que los pacientes deben consultar detalladamente con su médico.


La alternativa a las órtesis de compresión mediante el uso diario de vendajes estándar para el tratamiento a largo plazo no resulta práctico en la mayoría de casos, ya que los vendajes tienden a aflojarse y deslizarse cuando se realizan trabajos que requieren una actividad física continua, y además, los vendajes sucios también pueden ser una fuente importante de infecciones.




LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS EN LA MEJORA DE FACTORES PSICOSOCIALES


Los estudios demuestran que las deficiencias impactan tanto en el bienestar físico como psicosocial de las personas con discapacidad. El no tratamiento o el infratratamiento se encuentran entre las principales causas de las barreras que experimentan los pacientes en relación con la inclusión social, la discriminación, el acceso a un empleo adaptado y una calidad de vida óptima.


Debido al carácter progresivo del linfedema, los pacientes que no son tratados adecuadamente, pueden experimentar una sensación de desesperanza que está relacionada con la consiguiente progresión de la enfermedad y, la consiguiente incapacidad para participar plenamente en áreas importantes de la vida, como la educación, trabajo, o las actividades comunitarias. Algunos pueden expresar tristeza por no poder trabajar para mantener a su familia, o se sienten decepcionados por tener que depender del apoyo de otros. Este sentimiento de desesperanza suele mejorar sustancialmente cuando tienen acceso a opciones de tratamiento adecuados. Lea más sobre el trastorno psicológico asociado al no tratamiento AQUÍ.


El acceso a un tratamiento y dispositivos de apoyo adecuados se refleja en el nivel más básico en una mejora de la capacidad para utilizar las extremidades afectadas. Estos se identifican como facilitadores de la movilidad y el funcionamiento diario, y facilitadores de la inclusión que afectan positivamente a la participación en actividades sociales, y también pueden ayudar a mejorar el sentimiento de autoestima de la persona y la posibilidad de llevar una vida positiva, feliz y plena.



LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS EN EL MARCO DEL RECONOCIMIENTO DE DISCAPACIDAD E INCAPACIDAD


Muchas personas dependen de dispositivos de apoyo para poder realizar sus actividades cotidianas y participar activa y productivamente en la comunidad. En Linfedema se necesita el uso permanente y continuo de compresión para poder deambular o realizar diversas tareas. Esto debería tenerse en cuenta en la revisión médica utilizada para el reconocimiento de Discapacidad o Incapacidad Laboral por la Seguridad Social. Asimismo, cuando la discapacidad de la persona progresa y se agrava sin el dispositivo ortésico, esto también debe formar parte del informe. Lea más sobre Linfedema y Discapacidad AQUÍ.


Hay personas que, aunque necesiten el uso permanente de prendas de compresión, tienen dificultades con el dispositivo puesto o no pueden utilizarlo, y el profesional médico debe documentar las razones médicas de ello. Las cuestiones relacionadas con las limitaciones a la hora de utilizar un Dispositivo Ortésico, como el calor, la sudoración, molestias al sentarse, arrodillarse, o las derivadas del uso contínuo y permanente de las órtosis de compresión, deben tenerse en cuenta a la hora de reconocer la discapacidad o incapacidad laboral.


Puede haber restricciones en ocupaciones específicas debido al uso de prendas de compresión, y las personas pueden verse perjudicadas en términos de rendimiento laboral y su carrera. Los dispositivos ortopédicos pueden causar dificultades en trabajos de precisión con las manos y los dedos de la extremidad afectada, e igualmente restricciones en cuanto a la compresión de las extremidades inferiores. También puede haber desventajas o discriminación para acceder a ciertos puestos de trabajo debido al dispositivo ortésico visible. El uso permanente de dispositivos de compresión puede condicionar negativamente y no permitir una vida laboral activa en las mismas condiciones que una persona sana o sin discapacidad.






THE IMPORTANCE OF COMPRESSION GARMENTS IN THE TREATMENT OF LYMPHEDEMA (COMPRESSION ORTHOSES) - Orthotic Support Devices - Types of Fabrick - Impact and Long-Term Results - Disability and Limb Functionality - Psycho-Social Quality of Life - Medical Prescription - Pediatric and Primary Lymphedema - Secondary Lymphedema - Lymphatic Filariasis/Podoconiosis - Organic Lymphatic Vascular Disease


 


ORTHOTIC DEVICES AND THE LYMPHATIC CIRCULATORY SYSTEM


The lymphatic system is part of the circulatory system and it is indispensable for life. In physiological conditions, the main functions assigned to the lymphatic system are the maintenance of interstitial fluid homeostasis, immune surveillance, and the absorption of dietary fat in the intestine. Morphological or functional changes in lymphatic vessels can contribute to disorders such as lymphedema, tumor metastasis, inflammation, and other pathological conditions. Lymphedema, either congenital or acquired, is characterized by disruption of lymphatic flow (Organic Impairment), leading to the chronic and progressive buildup of lymphatic fluid.


Lymphedema is a chronic condition requiring long-term treatment to control its progression. Management of limb swelling, regardless of its cause, requires specialized treatment aimed at effectively and safely reducing localised swelling, including a period of intensive therapy (Phase I), with Complete Decongestive Therapy (CDT), and the use of compression bandages and hosiery prescribed for the long-term management (Phase II) of lymphoedema. Read more about what is the best treatment option for Lymphedema HERE.


Compression garments are used once the swelling has reduced and been stabilized. The compression orthosis helps support, controll and prevent severity of stasis overload, dermal complications, limb contour deformity (disgigurment), pain, decreased peripheral sensation, swelling comorbility, and thus a means necessary to help carry out activities of daily living (ADLs). Without compression devices, the disease progresses and worsens.Compression garments provide graduated pressure to help reduce the swelling associated with lymphedema, reducing the pooling of lymph and moving excess fluid out of the affected area to improve lymphatic circulation.



ORTHOTIC DEVICES IN THE TREATMENT OF LYMPHATIC DYSFUNCTION


Compression garments have been utilized for medical reasons for many years. Orthotic Compression garments are individually designed and manufactured for a particular part of the body, they include stockings, sleeves, hand gloves, toe-caps, face masks, body suits, etc, which are utilized in the areas of lymphedema, venous insufficiency, and lipedema management.


Studies have shown the efficacy of compression garments (Orthotic Devices) in reducing and maintaining lymphoedema of the arm and leg, and the importance of long-term compression therapy in lymphedema has been clearly demonstrated. It has also been demonstrated that lymphedema in the untreated limb increased faster in volume than lymphedema that was treated by lymphatic therapy and compression garments. Early treatment (Preventive Medicine) is critical if the long-term complications resulting from poor management are to be avoided. 


Orthopedic Compression Garments are a medical nesesity. It is crucial to take into consideration the significant role that compression plays in managing and preventing complications associated with lympahtic impairment. The compression orthosis for lymphoedema does not have a mechanical support function, but is to facilitate the function of an impaired body structure (Organic Impairment).




TECHNICAL ASPECTS OF ORTHOTIC DEVICES


Regarding the types of yarn specially indicated for lymphedema, the custom-made flat knit thicker yarn produces stiffer and thicker material that is better at bridging skin folds and is less likely to cut into the skin or cause a tourniquet effect. The finer finish ready-to-wear circular-knit garments may make them more cosmetically acceptable, but it also makes the garments more likely to roll at the top and cut into the limb, causing pain, skin damage, and a tourniquet effect particularly if worn for extended periods.


A basic distinction is made between circular-knitted and flat-knitted compression garments:


  • Circular-knitted compression garments (seamless) are mainly used for venous malformations. They are highly stretchable (stockings with elastic fibers) and normally have a lower working pressure than flat-knitted compression stockings.

  • Flat-knitted compression garments (slightly harder and with a seam) are mainly used for lymphatic malformations. Their advantage is their good individual adaptability to variable body shapes. The material has very little stretch (stockings without elastic fibers) and has a higher working pressure on the tissue.


When lymphoedema is present in the more distal parts of the limbs, the best option is a tailored two-piece custom-made garment with a separate arm/hand (glove) or foot/toe (toe cap), for these make the garments much easier to put on, and increase wearing comfort and compression accuracy.


Compression garments for large extremities or difficult situations (buttocks, breasts, genitals, etc) are usually made in flat-knit fabric, they require a perfect fit and may need the incorporation of a fitted compression pad at a certain location. The material of the compression garment should fit the individual body contours as closely as possible and not cause locally increased pressure or skin irritation when worn.



THE MEDICAL PRESCRIPTION OF ORTHOTIC DEVICES


From a medical point of view, wearing a compression garment is indicated for almost all patients with venous and lymphatic malformations. Chronic lymphedema is an indication for individually tailored compression garments for edema control, while at the same time reducing pain and the feeling of heaviness and pressure, both in the lower and upper extremities. The costs of insufficient or inadequate compression, exceed the costs of adequate compression therapy in the long term because of complications and deterioration of the clinical picture.


It is especially important for patients to wear compression garments when they need to spend long periods of time without being able to move either standing or sitting, or when the body is subjected to heavy physical strain. In practice, for most patients with upper and lower limb lymphoedema it is usually sufficient to wear compression garments only during the day, however, others may also need compression at night.


In terms of treatment of the more distal parts of the limbs, it should be borne in mind that without a glove, the hand and fingers may swell causing reduced independence and loss of dexterity. Also, if toe caps are not fitted, the toes may swell further, leading to skin breakdown can occur, further loss of mobility of the toes and feet. In some cases at the foot level, orthopaedic footwear may also be necessary.


Individual customized Orthotic devices are indicated in patients who have asymmetric or abnormally configured limbs, as these tailored products achieve an optimal, homogeneous compression effect on each individual area, better adaptation and wearing comfort, and reduced skin damage at sensitive areas.


Regarding the prescription of Orthotic Devices, from a medical point of view the compression effect of even a very good compression material decreases after 6 months. The use of compression during the day is essential, and patients who have to apply compression permanently must be able to change their compression garment for hygienic reasons in order to be able to wash it. In the case of children, their continuous growth in body length requires short-term size changes. There are some concomitant diseases and contraindications for compression, which patients should discuss in detail with their physician.


The alternative to compression orthoses by daily use of standard bandages for long-term management is not practical in most cases, as bandages tend to loosen and slip off when undertaking work that requires continuous physical activity, and likewise, dirty bandages can also be an important source of infection.





ORTHOTIC DEVICES IN THE IMPROVEMENT OF PSYCHOSOCIAL FACTORS


Studies demonstrate that impairments impact on both the physical and psychosocial well-being of people with disabilities. Nontreatment or undertreatment are among the principal causes of barriers experienced by patients related to difficulties with social exclusion and inclusion, discrimination, access to adapted employment, and an optimal Quality of Life.


Due to the progressive nature of lymphoedema, patients who are untreated or undertreated may experience, due to the disease progression, a sense of hopelessness which is related to their consequent inability to participate fully in major life areas such as education, work, or community activities. Some may express sadness at not being able to work to support their family and are disappointed that they need to depend on others for support. This sense of hopelessness usually improves substantially when they have access to adequate treatment options. Read more about the Psychological Distress associated with Nontreatment or Undertreatment of Lymphedema HERE.


Access to adequate treatment and assistive devices is reflected at the most basic level by an improved ability to use the affected limbs. These are identified as facilitators for mobility and daily functioning, and inclusion facilitators which positively affect the participation in social activities, and may also help to improve a person's sense of self-worth and the possibility to lead a positive, happy, and fulfilled life.



ORTHOTIC DEVICES IN THE FRAMEWORK OF DISABILITY AND INCAPACITY RECOGNITION


Many people depend on assistive devices to enable them to carry out daily activities and participate actively and productively in the community. Lymphedema requires the permanent and continuous use of compression in order to be able to ambulate or undertake different tasks. This should be taken into consideration in the medical examination used for the recognition of disability or incapacity for work by the Social Security. Likewise when the person’s impairment progresses and worsens without the orthotic device, this should also be part of the report. Read more about Lymphedema and Disability HERE.


There are individuals who, while requiring the permanent use of compression garments, have difficulty with the device in place or are unable to use it, and the medical professional should document the medical reasons for this. Issues related to limitations in wearing an Orthotic Device, such as heat, sweating, discomfort when sitting, kneeling, or those resulting from the continuous and permanent use of compression orthoses, should be taken into consideration at disability or incapacity for work recognition level.


There may be restrictions in specific occupations due to wearing compression garments, and people can be worse off in terms of work performance and career. Orthotic Devices can cause difficulties with jobs involved in precision work with hands and fingers of the affected limb, and likewise certain restrictions regarding lower limb compression. There can also be disadvantages or discrimination to accessing certain jobs because of the visible Orthotic Device. The permanent use of Compression devices can negatively condition and not allow an active working life under the same conditions as a healthy or non-disabled person.






sábado, 6 de abril de 2024

DÍA MUNDIAL DE LA SALUD 2024 – ENFERMEDADES Y DISCAPACIDADES ORGÁNICAS Y FÍSICAS - LIPEDEMA – INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA - LINFEDEMA PRIMARIO Y PEDIÁTRICO - LINFEDEMA SECUNDARIO - ELEFANTIASIS LINFOSTÁTICA - FILARIASIS LINFÁTICA - PODOCONIOSIS

 


El 7 de abril es el Día Mundial de la Salud, una fecha destinada a concienciar sobre problemas sanitarios concretos a escala internacional. Algunas personas pueden llevar una vida más sana y tener mejor acceso a servicios sanitarios que otras, dependiendo enteramente de causas circunstanciales como donde nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen. Muchas de estas situaciones pueden prevenirse si los dirigentes se esfuerzan por controlar las desigualdades sanitarias y garantizar que todas las personas puedan acceder a servicios sanitarios de calidad cuando y donde los necesiten.


La salud para todos, independientemente de la procedencia de las personas, debería ser el objetivo número uno de los países de todas las regiones del mundo. Pero la realidad es que millones de personas siguen infratratadas o no tienen acceso alguno a la atención sanitaria que necesitan. Otros millones se ven obligados a elegir entre la atención sanitaria y la comida, la ropa o incluso la vivienda.


Al igual que en el caso de la mayoría de las enfermedades desatendidas, la inaccesibilidad de tratamiento o la implementación de soluciones alternativas ineficaces de bajo coste, pueden provocar la progresión del Linfedema, Lipedema o la Insuficiencia Venosa Crónica hacia sus grados más severos, lo que significa sufrir graves infecciones desfiguración, discapacidad, pérdida de ingresos e incluso discriminación social para los afectados. Hay que enseñar a las personas a reconocer los síntomas y saber cuándo deben acudir a un médico para que les diagnostiquen, y los sistemas nacionales de salud deben dar acceso a un tratamiento adecuado para estas condiciones.


El linfedema, Lipedema o la Insuficiencia Venosa son enfermedades que afectan la piel que provocan inflamación y puede desarrollar cambios e infecciones cutáneas, desfiguración e impedimentos físicos (Discapacidad Física). Los estudios científicos destacan la importancia y las implicaciones de la terapia de compresión en el control de la progresión de estas enfermedades. Los resultados clínicos de las intervenciones para controlar estas enfermedades muestran que es necesario adoptar medidas sencillas basadas en la higiene, pero que éstas no bastan por sí solas para controlar su progresión.


La Terapia Descongestiva Compleja (TDC) y Prendas de Compresión, considerado el “Tratamiento de Excelencia” no quirúrgico de primera línea, mejora las condición en la mayoría de los casos y, evitando así la necesidad de las técnicas de escisión radical. La cirugía de escisión radical (Técnica de Charles), dirigida a eliminar tejido subcutáneo, siempre debe ser la última opción.


La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución ( 72/138) en la que instaba a los países a aspirar al objetivo de que todas las personas, en todas partes, tengan acceso a una atención sanitaria de calidad. Millones de personas en todo el mundo están sufriendo debido al no tratamiento o infratratamiento de Linfedema, Lipedema o Insuficiencia Venosa Crónica, y siguen esperando una atención sanitaria adecuada y eficaz, y muchas de ellas ya se encuentran en fases muy graves (Elefantiasis).