martes, 21 de mayo de 2024

LA IMPORTANCIA DE LAS PRENDAS DE COMPRESIÓN EN EL TRATAMIENTO DEL LINFEDEMA (ÓRTESIS DE COMPRESIÓN) - Dispositivos Ortóticos de Apoyo - Tipos de Tejidos - Impacto y Resultados a Largo Plazo - Discapacidad y Funcionalidad de las extremidades - Calidad de Vida Psicosocial - Prescripción Médica - Linfedema Primario y Pediátrico - Linfedema Secundario - Filariasis/Podoconiosis Linfática - Enfermedad Linfático-Vascular Orgánica





Definición de Prestación Ortoprotésica

Consiste en la utilización de productos sanitarios, implantables o no, cuya finalidad es sustituir total o parcialmente una estructura corporal, o bien modificar, corregir o facilitar su función, comprendiendo los elementos precisos para mejorar la calidad de vida y la autonomía del usuario”. (Ministerio de Sanidad - España).



LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS Y EL SISTEMA CIRCULATORIO LINFÁTICO


El Sistema Linfático forma parte del Sistema Circulatorio y es indispensable para la vida. En condiciones fisiológicas, las principales funciones asignadas al Sistema Linfático son el mantenimiento de la homeostasis del líquido intersticial, la vigilancia inmunitaria y la absorción de las grasas alimentarias en el intestino. Las alteraciones morfológicas o funcionales de los vasos linfáticos pueden contribuir a trastornos como el linfedema, la metástasis tumoral, la inflamación y otras condiciones patológicas. El linfedema, ya sea congénito o adquirido, se caracteriza por la interrupción del flujo linfático (Discapacidad Orgánica), que conduce a la acumulación crónica y progresiva de líquido linfático.


El linfedema es una enfermedad crónica que requiere tratamiento de por vida para controlar su progresión. El tratamiento de la hinchazón de las extremidades, independientemente de su causa, requiere un terapia especializada destinada a reducir de forma eficaz y segura la hinchazón localizada, que incluye un periodo de terapia intensiva (Fase I), y el uso de medias de compresión prescritas para el tratamiento a largo plazo (Fase II) del linfedema. Lea más sobre cual es la mejor opción de tratamiento para Linfedema AQUÍ.


Las órtesis de compresión se utilizan una vez que la hinchazón se ha reducido y estabilizado, para controlar la sobrecarga por estasis linfática, las complicaciones dérmicas, la deformidad (desfiguración), el dolor, la disminución de la sensibilidad periférica, la progresión de la discapacidad y, por lo tanto, un medio necesario para ayudar a realizar las actividades de la vida diaria (AVD). Sin dispositivos de compresión la enfermedad progresa y se agrava.



LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS EN EL TRATAMIENTO DE LA DISFUNCIÓN LINFÁTICA


Las Prendas Ortopédicas se han utilizado por razones médicas durante muchos años. Las ortosis de compresión están diseñadas y fabricadas individualmente para tratar distintas partes del cuerpo e incluyen medias, mangas, guantes, punteras, máscaras faciales, trajes corporales, etc., que se utilizan en las áreas del Linfedema, Insuficiencia Venosa Crónica, y Lipedema.


Estudios han demostrado la eficacia de las prendas de compresión para reducir y mantener el linfedema, así como que el linfedema no tratado aumentaba más rápidamente de volumen. El tratamiento precoz del linfedema (Medicina Preventiva) es fundamental si se quiere evitar las complicaciones a largo plazo derivadas de un tratamiento deficiente.


Las Prendas de Compresión Ortoprotésicas son una necesidad médica. Es fundamental tener en cuenta el importante papel que desempeña la compresión para la profilaxis, el tratamiento y el control a largo plazo de las complicaciones asociadas a la disfunción linfática. La órtesis de compresión para linfedema no tiene una función de soporte mecánico, sino que es para facilitar la función de una estructura corporal deficiente (Discapacidad Orgánica).




LOS ASPECTOS TÉCNICOS DE LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS


En cuanto a los tipos de tejidos indicados para el linfedema, el hilo más grueso de tricotado plano confeccionado a medida, está hecho de un género más rígido que es mejor para unir los pliegues de la piel y, es menos probable que corte la piel o cause un efecto torniquete. El acabado más fino de las prendas prefabricadas de tricotado circular puede ser más aceptables desde el punto de vista estético, pero también aumenta la probabilidad de que se enrollen en la parte superior y se incrusten en la extremidad. Esto puede provocar dolor, lesiones cutáneas y, en particular, un efecto de torniquete sobre todo si se llevan durante periodos prolongados.


Se hace una distinción básica entre las prendas de compresión de tricotado circular y las de tricotado plano:


  • Las prendas de compresión de tricotado circular (sin costuras) se utilizan principalmente para malformaciones venosas, son muy elásticas (medias con fibras elásticas) y normalmente tienen una presión de trabajo menor que las medias de compresión de tricotado plano.


  • Las prendas de compresión de tricotado plano (ligeramente más rígidas y con costura) se utilizan principalmente para las malformaciones linfáticas. Su ventaja es su buena adaptabilidad individual a formas corporales variables. El material tiene muy poca elasticidad (medias sin fibras elásticas) y ejerce una mayor presión de trabajo sobre el tejido.


Cuando el linfedema está presente en las partes más distales de las extremidades, la mejor opción es una prenda a medida de dos piezas con una parte separada para brazo/mano (guante) o pie/dedos del pie (guantelete), ya que facilitan mucho la colocación de las prendas y aumentan la comodidad de uso y la precisión de la compresión.


Las órtosis de compresión para extremidades grandes o zonas difíciles (glúteos, senos, genitales, etc.) suelen estar confeccionadas en tejido de tricotado plano, requieren un ajuste perfecto y, pueden necesitar la incorporación de una almohadilla de compresión ajustada en un lugar determinado. El material de la prenda de compresión debe adaptarse lo más posible a los contornos corporales individuales y no provocar un aumento local de la presión ni irritación de la piel durante su uso.



LA PRESCRIPCIÓN MÉDICA DE LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS


Desde un punto de vista médico, el uso de una dispositivos ortésicos (Prenda de Compresión) está indicado para malformaciones venosas y linfáticas. El linfedema crónico es una indicación para prendas de compresión adaptadas individualmente para controlar el edema y, al mismo tiempo, reducir el dolor y la sensación de pesadez y presión, tanto en las extremidades inferiores como superiores. El coste de una compresión insuficiente o inadecuada, supera a largo plazo los costes de una terapia de compresión adecuada debido a las complicaciones y al deterioro del cuadro clínico.


Es especialmente importante que los pacientes usen prendas de compresión cuando necesitan estar largos periodos sin poder moverse tanto de pie como sentados (bipedestación o sedestación prolongadas), o cuando el cuerpo esté sometido a un gran esfuerzo físico. En la práctica, para la mayoría de los pacientes con linfedema de miembros superiores e inferiores suele ser suficiente llevar prendas de compresión sólo durante el día, sin embargo, otros también pueden necesitar compresión durante la noche.


En cuanto al tratamiento de las partes más distales de las extremidades, hay que tener presente que sin un guante la mano los dedos pueden hincharse, lo que reduce la independencia y la pérdida de destreza. Asimismo, si no se colocan las punteras de los dedos de los pies, los dedos pueden hincharse más y puede producirse rotura de la piel y, una mayor pérdida de movilidad de los dedos y los pies. En algunos casos a nivel de los pies, también puede ser necesario el uso de calzado ortopédico.


Los dispositivos ortésicos personalizados están indicados en pacientes que tienen extremidades asimétricas o anormalmente configuradas, ya que estos productos a medida obtienen un efecto de compresión óptimo y homogéneo en cada zona individual, una mejor adaptación y comodidad de uso y, una reducción de las lesiones cutáneas en las zonas sensibles.


En cuanto a la prescripción de Dispositivos Ortésicos , desde un punto de vista médico el efecto de compresión, incluso de un material de compresión muy bueno, disminuye al cabo de 6 meses. El uso de compresión durante el día es esencial, y los pacientes que tienen que aplicar compresión de forma permanente deben poder cambiar su prenda de compresión por razones higiénicas para poder lavarla. En el caso de los niños, su continuo crecimiento en longitud corporal requiere cambios de talla a corto plazo. Existen algunas enfermedades concomitantes y contraindicaciones para la compresión, que los pacientes deben consultar detalladamente con su médico.


La alternativa a las órtesis de compresión mediante el uso diario de vendajes estándar para el tratamiento a largo plazo no resulta práctico en la mayoría de casos, ya que los vendajes tienden a aflojarse y deslizarse cuando se realizan trabajos que requieren una actividad física continua, y además, los vendajes sucios también pueden ser una fuente importante de infecciones.




LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS EN LA MEJORA DE FACTORES PSICOSOCIALES


Los estudios demuestran que las deficiencias impactan tanto en el bienestar físico como psicosocial de las personas con discapacidad. El no tratamiento o el infratratamiento se encuentran entre las principales causas de las barreras que experimentan los pacientes en relación con la inclusión social, la discriminación, el acceso a un empleo adaptado y una calidad de vida óptima.


Debido al carácter progresivo del linfedema, los pacientes que no son tratados adecuadamente, pueden experimentar una sensación de desesperanza que está relacionada con la consiguiente progresión de la enfermedad y, la consiguiente incapacidad para participar plenamente en áreas importantes de la vida, como la educación, trabajo, o las actividades comunitarias. Algunos pueden expresar tristeza por no poder trabajar para mantener a su familia, o se sienten decepcionados por tener que depender del apoyo de otros. Este sentimiento de desesperanza suele mejorar sustancialmente cuando tienen acceso a opciones de tratamiento adecuados. Lea más sobre el trastorno psicológico asociado al no tratamiento AQUÍ.


El acceso a un tratamiento y dispositivos de apoyo adecuados se refleja en el nivel más básico en una mejora de la capacidad para utilizar las extremidades afectadas. Estos se identifican como facilitadores de la movilidad y el funcionamiento diario, y facilitadores de la inclusión que afectan positivamente a la participación en actividades sociales, y también pueden ayudar a mejorar el sentimiento de autoestima de la persona y la posibilidad de llevar una vida positiva, feliz y plena.



LOS DISPOSITIVOS ORTÉSICOS EN EL MARCO DEL RECONOCIMIENTO DE DISCAPACIDAD E INCAPACIDAD


Muchas personas dependen de dispositivos de apoyo para poder realizar sus actividades cotidianas y participar activa y productivamente en la comunidad. En Linfedema se necesita el uso permanente y continuo de compresión para poder deambular o realizar diversas tareas. Esto debería tenerse en cuenta en la revisión médica utilizada para el reconocimiento de Discapacidad o Incapacidad Laboral por la Seguridad Social. Asimismo, cuando la discapacidad de la persona progresa y se agrava sin el dispositivo ortésico, esto también debe formar parte del informe. Lea más sobre Linfedema y Discapacidad AQUÍ.


Hay personas que, aunque necesiten el uso permanente de prendas de compresión, tienen dificultades con el dispositivo puesto o no pueden utilizarlo, y el profesional médico debe documentar las razones médicas de ello. Las cuestiones relacionadas con las limitaciones a la hora de utilizar un Dispositivo Ortésico, como el calor, la sudoración, molestias al sentarse, arrodillarse, o las derivadas del uso contínuo y permanente de las órtosis de compresión, deben tenerse en cuenta a la hora de reconocer la discapacidad o incapacidad laboral.


Puede haber restricciones en ocupaciones específicas debido al uso de prendas de compresión, y las personas pueden verse perjudicadas en términos de rendimiento laboral y su carrera. Los dispositivos ortopédicos pueden causar dificultades en trabajos de precisión con las manos y los dedos de la extremidad afectada, e igualmente restricciones en cuanto a la compresión de las extremidades inferiores. También puede haber desventajas o discriminación para acceder a ciertos puestos de trabajo debido al dispositivo ortésico visible. El uso permanente de dispositivos de compresión puede condicionar negativamente y no permitir una vida laboral activa en las mismas condiciones que una persona sana o sin discapacidad.






Print this post