jueves, 3 de agosto de 2023

¿CUAL ES LA MEJOR OPCIÓN DE TRATAMIETO PARA LA PODOCONIOSIS? - SÍNDROME DEL PIE MUSGOSO - Enfermedad Vascular Linfática - Discapacidad Orgánica y Física - Linfedema Secundario - Linfedema Pediátrico - Celulitis Infecciosa - Dermatolinfangioadenitis (DLA) - Elefantiasis Linfostática - Guía de Mejor Práctica Clínica - Protocolo de Tratamiento - Educación y Promoción de la Salud - Prevención y Gestión de la Discapacidad y la Morbilidad

La Podoconiosis es una enfermedad no filárica y no infecciosacausada por la exposición prolongada a tierra arcillosa derivada de roca volcánica que provoca la destrucción del sistema circulatorio linfático de pies y piernas. Una vez establecido el linfedema (Enfermedad Orgánica de los Vasos Linfáticos), quedan claras las conocidas manifestaciones cutáneas y la progresión natural de la enfermedad. 

Se afirma que la infección se produce sobre todo en la infancia, mientras que la enfermedad se hace sintomáticas por primera vez en la adolescencia y afectan a ambos sexos. Comienza primero por los pies y luego se extiende por las piernas hasta el nivel de las rodillas, y está causada por la obstrucción de los ganglios y vasos linfáticos regionales. Aunque ambas piernas están afectadas, la hinchazón de las piernas tiende a ser asimétrica. 

La enfermedad de la Podoconiosis es más frecuente en países de recursos limitados, sobre todo en las poblaciones agrarias que trabajan descalza, especialmente en las proximidades de los volcanes. 

Los síntomas de la Podoconiosis incluyen dolor en las piernas y el pies, reagudización con el esfuerzo, picor, ardor, hinchazón en la planta de los pies, marcado engrosamiento de los tejidos blandos, cambios óseos subyacentes e infección bacteriana. Si se deja sin tratar o es infratratada, la afección progresa hacia el linfedema Grado III, también conocida como la elefantiasis, caracterizado por un gran edema, pies correosos y, discapacidad y desfiguración. Lea más sobre los signos, síntomas y complicaciones del linfedema AQUÍ.

La buena noticia para la Podoconiosis es que la disfunción linfática crónica es tratable. El linfedema es una condición crónica, progresiva y a menudo incapacitante causada por una deficiencia del sistema linfático. Debido a su naturaleza crónica, el linfedema requiere tratamiento continuo. 

El tratamiento del linfedema periférico se divide en métodos conservadores (no quirúrgicos) y métodos quirúrgicos. El mejor tratamiento no quirúrgico de primera línea para linfedema, considerado como el tratamiento Estándar de Excelencia, se conoce como Terapia Descongestiva Compleja (TDC).

La Terapia Descongestiva Compleja (TDC) no se limita solo para los Grados 0 y I del linfedema, sino que incluso el linfedema de Grado III (elefantiasis) mejora enormemente con buenos resultados en la mayoría de los casos y, evitando así la necesidad de técnicas de escisión radical. 

La cirugía de escisión radical (Técnica de Charles), dirigida a eliminar el tejido subcutáneo, siempre debe ser la última opción, ya que con frecuencia está asociada a una pérdida significativa de sangre, morbilidad, infecciones, desfiguración permanente y recurrencia de los síntomas. 

El éxito de la Terapia Descongestiva Compleja (TDC) depende de que debe ser administrado por un terapeuta certificado con experiencia. La terapia TDC se considera segura, sin embargo los pacientes deben consultar con su médico antes de comenzar el tratamiento. Las indicaciones, las contraindicaciones y la aplicación de medidas terapéuticas individuales dependen de varios factores: el Grado del linfedema al inicio del tratamiento, las comorbilidades, la edad del paciente y las circunstancias individuales del mismo. 

El fracaso y no éxito de la terapia TDC debe confirmarse, sólo cuando el tratamiento intensivo no quirúrgico se ha realizado en una clínica especializada en el manejo del linfedema periférico y, dirigido por un linfólogo clínico experimentado. 

De ninguna manera debe este tratamiento altamente especializado ser sustituido, debido a los posibles efectos secundarios graves, por tratamientos para la reducción de edemas llevados a cabo por personas no especializadas. La reducción agresiva del edema puede causar daños en la piel y los vasos. La terapia de compresión aislada sin Drenaje Linfático Manual (DLM) de las extremidades, sobre todo en pacientes con linfedema que también afecta a los cuadrantes del tronco, puede causar el desplazamiento del edema y aumentar la hinchazón en la raíz de la extremidad, e incluso puede provocar linfedema genital. 

Debido al trastorno de la función linfática (Enfermedad Orgánica de los Vasos Linfáticos) y a la consiguiente debilidad de las defensas del organismo, el miembro con linfedema es propenso a infecciones bacterianas y fúngicas repetidas. En relación con la Dermatolinfangioadenitis (DLA), también conocida como celulitis infecciosa, estudios han demostrado que el control de la hinchazón se asocia a un menor riesgo de celulitis, y asimismo que los Grados avanzados del edema crónico son un fuerte factor de riesgo. La Celulitis Infecciosa puede derivar en sepsis (Septicemia). Lea más sobre cuál es el riesgo de la celulitis infecciosa para el Linfedema AQUÍ.

A nivel personal y laboral, la mayoría de individuos afectados de linfedema no pueden dedicar todas las horas del día a hacer ejercicio y a elevar las extremidades para retener la progresión del edema, pues también necesitan atender sus tareas y trabajos diarios, y esto sólo puede conseguirse utilizando prendas de compresión. 

El uso diario de vendajes estándar no es práctico, ya que tienden a aflojarse y deslizarse cuando se realizan trabajos que requieren una actividad física continua, y además, los vendajes sucios también pueden ser una fuente importante de infecciones. 

Para la fase de mantenimiento del tratamiento del linfedema, las prendas de compresión son la intervención más importante. Las prendas de compresión son fáciles de usar y consiguen mejoras significativas en la mayoría de los pacientes sin causar muchas molestias. El valor del coste-beneficio de la aplicación de medias de compresión en el tratamiento de la enfermedad venosa y linfática está respaldado por recomendaciones calificadas como evidencia de Grado 1. Lea más sobre cual es el mejor tratamiento para la elefantiasis AQUÍ.

El uso de calzado es muy importante para la prevención de la Podoconiosis, pero una vez establecida la disfunción linfática crónica (linfedema), el calzado por sí solo no es suficiente para detener el avance de la enfermedad. Los estudios científicos destacan la importancia de la terapia de compresión en el control de la progresión del linfedema

Los resultados clínicos de las intervenciones para controlar el linfedema muestran que es necesario adoptar medidas higiénicas sencillas (cuidados de la piel, ejercicio, elevación de los miembros afectados y uso de calzado), pero que éstas no bastan por sí solas para controlar la progresión del volumen de las extremidades. 

Las estrategias de autogestión según el modelo de atención al paciente con enfermedades crónicas, donde los enfermos deben asumir un papel protagonista en su tratamiento para mejorar el estado de salud, el funcionamiento cotidiano y la calidad de vida, no deberían ser un sustituto del correcto y necesario tratamiento clínico que requiere esta enfermedad. Lea sobre por qué el mundo no está tratando una enfermedad tratable como linfedema AQUÍ

Se ha demostrado científicamente que la mayoría de las personas que sufren de Linfedema Grado III, no pueden librarse de la discapacidad, la desfiguración y el estigma que conllevan los síntomas y, no pueden ser productivas y vivir una vida plena sin acceso a un tratamiento adecuado

Las estrategias de gestión de la morbilidad y prevención de la discapacidad con paquetes de intervención simples, que sólo se centran en el cuidado de las infecciones agudas y no en la necesaria terapia de compresión para el control del edema, no detendrán el avance del linfedema hacia el grado final de la elefantiasis. 


AVISO IMPORTANTE 

El Linfedema es una enfermedad crónica y progresiva debido a unadisfunción linfática (Enfermedad Orgánica de los Vasos Linfáticos)El tratamiento clínico del linfedema no es ni un tratamiento cosmético ni estético. El tratamiento del linfedema es para controlar su avance y aliviar los síntomas relacionados con la disfunción del sistema circulatorio linfático. 

Para prevenir y evitar problemas graves asociados al tratamiento, como el posible desplazamiento del edema a zonas previamente no afectadas cuando se aplica la terapia de compresión para la reducción del volumen, los pacientes deben recurrir a terapeutas altamente especializados con experiencia. La cualificación profesional y la instrucción impartida a distancia en línea no son lo mismo que la instrucción práctica en directo en la formación clínica y la certificación de los terapeutas del linfedema, similar a todos los demás programas de formación en rehabilitación, medicina y cirugía, y especialmente para desarrollar las habilidades manuales necesarias para tratar una enfermedad tan compleja como el linfedema.

Los pacientes deben igualmente tener un especial cuidado a la hora de elegir un Centro Multidisciplinar de Referencia de Linfedema, ya que no todos los países o centros de referencia proporcionan las mismas opciones de tratamiento. La mejor elección es un centro de referencia que aplica la Terapia Descongestiva Compleja (TDC), que está reconocida como el tratamiento Estándar de Excelencia para el linfedema.

  • Lea más sobre cual es la mejor opción de tratamiento para Linfedema AQUÍ.
  • Lea sobre cuales son las principales funciones del Drenaje Linfático Manual AQUÍ.
  • Lea sobre cuales son las importantes diferencias entre los dos principales protocolos de tratamiento para Linfedema AQUÍ. 
  • Lea sobre cuales son las estrategias para la aplicación de tratamientos de bajo coste para el linfedema AQUÍ 

REFERENCIAS

(Pincha sobre los textos para leér los artículos científicos)

SOCIEDADES CIENTÍFICAS

FISIOPATOLOGÍA

COMPLICACIONES CUTÁNEAS
COMPLICACIONES INFECCIOSAS
CELULITIS / DERMATOLINFANGIOADENITIS
TUMORES

TRATAMIENTO

PRENDAS DE COMPRESIÓN

DISCAPACIDAD

DISFIGURACIÓN

IMPACTO PSYCHOSOCIAL

LINFEDEMA PEDIÁTRICO

FILARIASIS / PODOCONIOSIS LINFÁTICA






Print this post