domingo, 20 de marzo de 2022

DÍA MUNDIAL DE LA PODOCONIOSIS - ENFERMEDAD DEL PIE MUSGOSO - Mes Mundial de la Concienciación sobre la Enfermedad Vascular Linfática - Linfedema - Elefantiasis Linfostática - Terapia Descongestiva Compleja (TDC) - Drenaje Linfático Manual (DLM) - Prendas de Compresión Gradientes - Tratamiento de Primera Línea



Marzo es el "Mes Mundial de Concienciación sobre las Enfermedades Vasculares Linfáticas", que incluye la Podoconiosis como una enfermedad relacionada con la disfunción linfática. El mes de concienciación sobre la Podoconiosis tiene como objetivo concienciar sobre esta condición que afecta al Sistema Vascular Linfático, y enseñar a la gente que esta enfermedad es fácilmente tratable hoy en día. Muchas personas en países endémicos siguen sufreindo por esta enfermedad por la falta de acceso a atención médica básica.

La enfermedad de la podoconiosis es más frecuente en los países de recursos limitados de África y, sobre todo, en la población agraria que trabaja descalza, especialmente en las proximidades de los volcanes. Diminutas micropartículas de sílice del suelo volcánico y aluminosilicatos penetran en la piel, provocando la obstrucción linfática. El resultado final, a veces denominado "Enfermedad del Pie Musgoso", es un edema linfático crónico (linfedema).

La podoconiosis afecta casi siempre a las extremidades inferiores y especialmente a los pies, es una enfermedad no filárica y no infecciosa, y suele estar causada por la obstrucción cristalina de los linfáticos (Sistema Circulatorio Linfático). La mayoría de las podoconiosis se hacen sintomáticas por primera vez en la adolescencia y afectan a ambos sexos. Comienza primero por el pie y luego se extiende por la pierna hasta el nivel de las rodillas, y está causada por la obstrucción de los ganglios y vasos linfáticos regionales. Aunque ambas piernas están afectadas, la hinchazón de las piernas tiende a ser asimétrica.

Los síntomas de la podoconiosis incluyen dolor en la pierna y el pie, reagudización con el esfuerzo, picor, ardor, hinchazón en la planta del pie, marcado engrosamiento de los tejidos blandos, cambios óseos subyacentes e infección bacteriana, Si se deja sin tratar o es infratratada, al igual que en la filariasis linfática o cualquier otra causa de linfedema, la afección progresa hacia el Grado III, también llamado elefantiasis, caracterizado por un gran edema, pie correosos y, discapacidad y desfiguración.

Muchos pacientes tienen dificultades para acceder a atención sanitaria debido a los elevados costes que supone ir al médico y a las largas distancias que hay que recorrer para llegar a los proveedores y clínicas familiarizadas con la enfermedad de la Podoconiosis Linfática. Debido a esto, muchos de los afectados no completan el tratamiento o no lo reciben en absoluto. Debido al estigma que recae sobre las personas con la enfermedad linfática, es posible que no busquen ayuda cuando aparecen los primeros síntomas, lo que provoca un retraso en el diagnóstico y el desarrollo de complicaciones y discapacidades. Muchas personas que viven con Podoconiosis no pueden trabajar debido a la discapacidad causada por la enfermedad o pueden enfrentarse a un estigma social que les impide trabajar. La pérdida de oportunidades de obtener ingresos y los gastos médicos para los pacientes y sus familias suponen una carga socioeconómica y el consiguiente estrés psicológico para los pacientes.

La buena noticia para la Podoconiosis es que la disfunción linfática crónica es tratable. Al igual que la mayoría de las condiciones clínicas, las enfermedades del Sistema Circulatorio, como la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC) en la Enfermedad Vascular Periférica, y el Linfedema (LE) en la Enfermedad Vascular Linfática, son mejor tratables en sus estadios iniciales. Los objetivos del tratamiento preventivo en las enfermedades del sistema vascular son reducir la extravasación de sangre en las enfermedades venosas y la extravasación de linfa en las enfermedades linfáticas, evitando así la hinchazón de las extremidades, las complicaciones cutáneas y la progresión de la enfermedad

Los especialistas en medicina vascular o cirugía vascular suelen recomendar una combinación de tratamientos preventivos para las personas con Insuficiencia Venosa y Disfunción Linfática. Algunas de las estrategias sencillas de auto-cuidado preventivo diario son:

  • Evitar estar de pie o sentado durante mucho tiempo

  • Haga ejercicio con regularidad

  • Controlar el sobrepeso.

  • Eleve las piernas cuando esté sentado o acostado.

  • Usar Prendas de Compresión.

  • Tomar los antibióticos necesarios para tratar las infecciones de la piel.

  • Practicar una buena higiene y cuidado de la piel.

  • Utilizar ropa y calzado adecuados.

La educación y la mejora del acceso a los servicios sanitarios son las claves del éxito de la prevención del Grado III elefantiasis y, en consecuencia, el estigma y la discapacidad asociados a la enfermedad. Con referencia al tratamiento no quirúrgico de Primera Línea para los pacientes con linfedema crónico es la Terapia Descongestiva Compleja (TDC). El Drenaje Linfático Manual (DLM) y las Prendas de Compresión son la piedra angular de la terapia. 

En relación con la dermatolinfangioadenitis (DLA), también conocida como Celulitis Infecciosa, estudios han demostrado que el control de la hinchazón se asocia a un menor riesgo de celulitis, que los Grados avanzados del edema crónico son un fuerte factor de riesgo y asimismo apoyan que las Prendas de Compresión son esenciales. La Celulitis Infecciosa puede derivar en Sepsis (Septicemia). Lea más información sobre cuál es el riesgo de la Celulitis Infeccionsa para el Linfedema AQUÍ.

Los estudios científicos destacan la importancia y las implicaciones de la terapia de compresión en el control de la progresión del linfedema. Los resultados clínicos de las intervenciones para controlar el linfedema muestran que es necesario adoptar medidas higiénicas sencillas (lavado y elevación de extremidades, ejercicio, uso de calzado), pero que éstas sin compresión no bastan por sí solas para reducir el tamaño y el volumen de las extremidades afectadas. El linfedema de las extremidades deben tratarse siempre en sus primeras fases, y no dejarse sin tratar hasta alcanzar la gravedad del Grado III (elefantiasis).

En lo que respecta al Linfedema Pediátrico, es esencial que los niños diagnosticados de disfunción linfática por Podoconiosis, reciban tratamiento de compresión preventivo de froma precoz con los primeros signos, para minimizar la acumulación de líquido y evitar desfiguraciones, discapacidades y complicaciones clínicas graves en el futuro. Prevención y control de los signos y síntomas de alerta de forma temprana son importantes, ya que no hay cura.

La cirugía de escisión radical (Técnica de Charles), dirigida a eliminar la piel comprometida y el tejido subcutáneo en el Grado de elefantiasis, siempre debe ser la última opción, ya que con frecuencia está asociada a una pérdida significativa de sangre, morbilidad, infecciones, disfiguración permanente y recurrencia de los síntomas. La Terapia Descongestiva Compleja (TDC) no se limita solo para los Grados 0 y I del linfedema, sinó que incluso el linfedema de Grado III tardío (elefantiasis) mejora enormemente con buenos resultados en la mayoría de los casos, con una correcta Terapia y Prendasde Compresión, y evitando así la necesidad de técnicas de escisión radical.

El linfedema es una enfermedad progresiva, y su diagnóstico y tratamiento tempranos son fundamentales. Por lo tanto, es esencial diagnosticar y tratar tanto los casos leves como los de aparición temprana para detener la progresión de esta afección, que es de por vida y a menudo muy condicionanteJuntos podemos poner fin a la discriminación y el estigma de las personas con podoconiosis. Podemos enseñar a las personas a aprender a reconocer los síntomas y a saber cuándo deben acudir a un médico para el diagnóstico, y podemos educar a la comunidad sobre cuál es el tratamiento correcto para la Enfermedad Vascular Linfática.


Artículos relacionados que le pueden interesar: 
(Pincha sobre el texto)





















INCIDENCIA Y PREVALENCIA 
DEL LINFEDEMA
 (pincha sobre el texto













Print this post